24 de septiembre de 2008

Fuerzas de flaqueza


"Puede que no me merezca nada mejor. Debe de estar escrito en algún sitio, no sé dónde. Hay gente que ha nacido para ser feliz, y a mí todos los días de mi vida me han engañado. Todo lo que me prometieron me lo creí, pero nunca he conseguido nada. No sé hacer ninguna cosa, no le importo a nadie... no soy feliz... ni siquiera soy realmente desgraciada, porque seguro que te sientes desgraciado cuando has perdido algo, pero nunca he tenido nada mío, sólo mi mala suerte..."

Ayer vagué solitaria y triste durante media noche sintiéndo un fuerte dolor en mi interior, esta vez no por algo que haya hecho sino más bien por todo lo que podía o debía hacer y no me atreví...debí decirtelo todo, debí sincerarme y no lo hice, ¿por qué?

Ahora ya es demasiado tarde, ahora ya te he perdido sin apenas darme cuenta...

La tormenta de la calle se traslada a mi interior y hace que rompa a llorar sin entender muy bien por qué lo hago...

No entiendo por qué cuando empiezo a recuperarme, algo o alguien me vuelve a hundir, no lo comprendo...

Hoy me desperté sintiéndome mejor que ayer, pero pese a esto soy incapaz de escribir algo alentador, algo alegre, será que tal vez finja como siempre estar bien y hasta yo me lo crea...

No puedo evitar escribir cosas tristes, desde pequeña escribo y cuando lo releo no encuentro ni un ápice de alegría en todas las vivencias que escribía...

Mi madre dice que soy muy tétrica, siempre he escrito sobre la muerte, la tristeza, la agonía, el dolor...todas mis historias tenían un final triste, nunca un final feliz, pese a que lo escriba yo, nunca entiendo el por qué...

Siempre he sido una persona independiente, nunca he necesitado nada, y si lo he necesitado nunca lo he dicho, siempre me he sacado las castañas del fuego yo sola, tal vez por miedo, tal vez por evitar dolor a las personas que quiero, pero siempre he sido así...

Ahora miro al pasado y no comprendo por qué no puedo sentirme bien, por qué no puedo sonreír de verdad...

Cuando era una niña, mi madre trabajaba y no estaba con ella el tiempo que tal vez me hubiese gustado, quizá por eso me refugié en mi misma y me construí una coraza que me ayudó a no necesitar a nadie, quizá fuera un error crearla ya que tarde o temprano te destruye, como está haciendo conmigo últimamente, pero la construí y ahora no consigo salir de ella...


Tal vez cuando la vida me dé el mejor motivo para sonreír cambie mi estado de ánimo, como lo cambió el otro día cuando vi en su mirada tantas cosas, cuando esa sonrisa apagó mi llanto e iluminó toda la oscuridad que tenía alrededor, tal vez sólo él pueda hacerme sonreír, tal vez sólo él pueda hacerme soñar, porque tal vez sólo él sea el motivo de mi existencia...





Publicar un comentario