28 de octubre de 2008

Cuentan que iba para hada…


Hoy estoy cansada de finales felices para otras personas…por eso hoy escribiré el mío, mi final…y este no será feliz, porque hoy no es un buen día para escribir finales felices…

Muchos la llamaban “chica solitaria y triste” pero ella prefería que la llamasen “princesa sin reino”…pasó su vida queriendo a un chico que no la quería a ella, pero no le importaba, ella era feliz queriéndolo, soñándolo, pensándolo…

El hombre maravilloso de nuestros sueños existe, solo hay que saber buscarlo… aquel día que menos lo esperes, vendrá el sueño eterno del que no despertarás nunca, porque la vida sólo son sueños por cumplir y poco a poco y con el paso del tiempo, todos se cumplen, solo hay que luchar por ellos… eso es lo que siempre se decía a sí misma, una y otra vez…Al fin, acabó ocurriendo…su amor de ensueño apreció…

Su historia distaba mucho de ser una historia corriente…para él ella era su princesa sin reino, y para ella, él era su reino, su vida…

Ella navegaba en su mirada, se perdía por los mares de su cuerpo sin importarle hacia donde le llevara la marea…

Él le dice que la quiere mientras le quita la ropa…su pecho es su única almohada…deja en la cama un aroma a jazmín que a él le encanta oler mientras recuerda cada instante que pasa a su lado…

El cielo amenaza tormenta, juntos, como siempre, ven la lluvia caer mientras sus manos se entrelazan para no separarse…

Ella pinta corazones en un viejo blog…sueña con él, pero no está dormida, sino despierta… ahora ese sueño es una realidad…Suspira de amor, con una sonrisa permanente en su rostro, las estrellas le gritan su nombre…en su mente persiste su imagen, sus ojos, su boca, sus besos dulces, su cuerpo, su cara de niño, su sonrisa…cada día que pasa lo quiere más…

Incluso sus diferencias congeniaban como dos gotas de agua…o eso creía ella…

Tras tantos días de ensueño, aquel día amaneció amargo…él se sentía mal, aquel día estaba triste, no era un buen día…

- Refúgiame hoy en tu piel…

Y ella se entregó a él…como una niña a la que no le da miedo perder…le quiere, y ahora lo tiene, no le importa nada más, él es su vida

Un día algo cambió…a él jamás le sobraba una caricia para darle, ella nunca encontraba una sonrisa en el espejo…la felicidad de antaño ahora solo era un reflejo, una sombra…

A ella le falta valor para enfrentarse al destino…a él nunca le ha importado…

Se ahoga en su tristeza, ¿ya no lo quiere? No, lo quiere más que nunca, y sabe que lo está perdiendo…

Y un día él se fue por la ventana sin dejarle ni su olor…y a ella no le queda más llanto, se pregunta una y otra vez qué hizo mal para que se fuera… a gritos mudos se queja y llora, no comprende nada…ahora le tiene pánico a reír…y si los días pasan a su lado, ella se hace la despistada y se esconde en su llanto…

Si mira atrás prefiere no pensar si ella dio más o menos que él…

Ahora que no lo tiene y que queda lejos aquello que vivió con él lo ve todo claro, nunca le importó ella, pero querer es muy complicado, no se trata de quedarse a un lado, sino de dejarse la vida…

“Explícame si lo sabes, porque todo esta revuelto…porque quedan cabos sueltos…provócame una sonrisa, haz que esta cruz sea cara, hazme creer aunque mientas, que esta noche no es tan rara…” canta entre llantos, qué letra tan acertada esta…

Ahora nadie le da lo que no tiene, ni le dice que le quiere mientras le quita la ropa…

Todos le decían “chica solitaria y triste”… ahora no le dicen nada…



Publicar un comentario