25 de octubre de 2008

Marchité todos mis sueños esperando...


"Fue sin querer... Es caprichoso el azar. No te busqué ni me viniste a buscar.Tú estabas donde no tenías que estar; y yo pasé, pasé sin querer pasar.Y me viste y te vi, entre la gente que iba y venía con prisa, en la tarde que anunciaba chaparrón. Tanto tiempo esperándote..."


- ¿Qué haces mañana?

- Lo que tú quieras


Sus cuerpos se fundieron en uno, resultaba muy complicado distinguir donde comenzaba el cuerpo de uno y donde terminaba el del otro…


Que bonito parece todo en este mundo…todo es irreal, es un mundo de fantasía, pero le gusta, es mucho más feliz allí…


Él y ella…una historia de ensueño, un final feliz, su final feliz…pero no es cierta, ella sabe que nunca se cumplirá, porque él no existe, porque ella en realidad tampoco es como dice ser…porque esto solo es uno de sus sueños…


Un sueño del que ha despertado sin haber dormido…y ahora, toca volver a la realidad, a su mundo real, al día a día, a la soledad, al querer a alguien que no existe, que es solo un espejismo, un deseo…


Y, como siempre, la tristeza volvió a su vida, los sueños con finales felices se convirtieron en pesadillas con la muerte y la destrucción de su alma…


Ella se vistió deprisa, encendió un cigarro y se fundió con él en lo que sería su despedida…el día inesperado más feliz de su vida…un día irreal, ficticio, un sueño…


Entonces se despertó empapada en sudor, en su rostro se veía dibujada una sonrisa tímida, pero no tardó en desaparecer…


Partió rumbo a aquella preciosa playa, el cielo se tornó grisáceo, se tumbó en la arena, esperando a su próximo sueño, su próximo amor de un día…


Pero ese sueño no llegó...no llegará...
Adiós mi vida, no me queda llanto...
Publicar un comentario