16 de noviembre de 2008

Asustando al miedo...


Llorando a solas sintiéndo que se atascan mis venas...


Las lágrimas borran los colores, las figuras, las formas, la imagen que imagino...


Con el paso de los días estoy poco a poco hundiéndome más en este terreno de aguas pantanosas que es mi mente...


Las ideas se agolpan, la tristeza aumenta, la soledad me persigue, la indiferencia de la gente me inquieta...


Trato de buscar el equilibrio, el nirvana, ese estado en el que todo me de igual y nada me haga daño...


Despierto envuelta en llanto por la situación en la que me encuentro... ¿importaría acaso que yo no estuviera? me pregunto una y otra vez tratando de encontrar una respuesta que no me conduzca al abismo...


Escucho a lo lejos una voz que me dice que no, que no importaría en absoluto que yo me marchase, que dejase de estar aquí... de pronto aparece otra voz, y me dice que si, que importo, que huir es demasiado fácil...


Me quedo, muriendo por dentro...llorando en silencio...callando los gritos afónicos de mi alma... temblando, sabiendo que no habrá nadie que cure esta herida abierta que aumenta por momentos...


Siempre le dije a mi madre que moriría joven, y que si no lo hacía, terminaría suicidándome, porque desde pequeña tuve miedo de la vida, tuve miedo a todo lo que ahora estoy sintiendo...tuve miedo a tener que elegir tuve miedo al futuro, al abismo, a la soledad, a no sentir... y ahora me encuentro en ese punto exactamente, en ese que siempre temí, en el que mi madre me dio una colleja por decirle esas palabras...era lo que pensaba, y sinceramente lo sigo pensando...no creo que sea capaz de afrontar las dificultades que me ponga la vida... nunca supe afrontar los problemas, siempre he sido una cobarde, siempre he sido demasiado débil para superar los obstáculos que se interponían en mi camino...


Desde que era una niña tuve que enfrentarme a que me dejasen de lado, a llorar en los baños del colegio, y más tarde en los del instituto...


He estado toda mi vida tratando de ganar la batalla conmigo misma, pero siempre pierdo yo...
Soy adicta al jaque mate, ese que yo misma me doy cada día, a cada paso...


Claro que las personas de mi alrededor no han hecho mucho por ayudarme a ganar... quizá por eso me encuentre en el punto en el que estoy... porque yo no puedo salir de aqui sola, y no hay nadie que me tienda una mano y me rescate de mi misma...


Porque hoy por hoy, esto carece de sentido, porque una parte de mi me ataca día a día y la otra parte ya se está cansando de perder...porque la autodestrucción de mi vida no sería algo malo, sino un alivio...


Cuando mi madre leyó esto pensó que era una carta de suicidio...no, no lo es, esto no es más que lo que siento...quizá sean ansias de muerte, pero no podría suicidarme...soy demasiado cobarde para hacerlo...


Así que tranquilos, no os preocupéis por mí, ni lloréis por mí… hace mucho tiempo que estoy muerta…
Publicar un comentario