26 de noviembre de 2008

Días grises...


"Ayer, pasado, mañana digo quizás para no decir ni si, ni no, ni fuego, ni bandera ni te mato, ni me muero, ni siquiera.
Tal vez el siglo que viene te cantaré la canción que nunca terminé ni llueve, ni ternura, ni te debo, ni me debes ni me curas.
Lejos de ti las pesadillas se parecen a los sueños, los que perdí. Ayer, pasado, mañana."

Cuando no es un buen día para escribir, es que no es un buen día... y es que las cosas no pueden ir peor de lo que van, y si pueden, prefiero no tener que afrontarlas, sería demasiado complicado...

Me encantaría poder escribir cientos y cientos de escritos alegres, esperanzadores... esos que tanto me pedís y que tanto os mereceis todos los que día a día os pasais por aquí... pero no puedo, lo siento en el alma, pero no puedo mentiros y escribir finales e historias felices que no siento, cuando escriba algo alegre, quiero que sea porque esa alegría y esa esperanza que plasme en cada una de las líneas que escriba, sea tan cierta como la tristeza que hoy siento...

No puedo más que daros las gracias, porque me aportais muchísima fuerza, y porque sin vosotros ahora mismo mi vida sí que no tendría ningún sentido... De verdad, gracias... espero muy pronto poder premiaros con un escrito tan hermoso como lo sois todos los que entrais aquí...

Yazco en silencio, a oscuras pienso en cada momento de estos días, cada instante, cada segundo... Trato de encontrar la calma, la lucidez, salir a flote de una vez por todas y gritar alto y claro que soy yo de nuevo, que nunca me fui, que seguía aquí escondida en mis pensamientos que vagan en silencio por mi mente y me atormentan... quisiera reencontrarme conmigo misma, aprender de nuevo a vivir como lo hacía antes...

Sola escucho el ruido de la calle, la gente ríe, grita, vive...

Mientras yo me sumerjo poco a poco en mis profundos sentimientos y me olvido por un momento de que existo, así, por un instante, me siento feliz...


Publicar un comentario