17 de noviembre de 2008

Nadie hablará de mi cuando esté muerta...


Mi corazón está helado, parado, muerto...como muerto está mi cuerpo, como muerta está mi alma...

Trato de estar bien, de tenderme una mano, de darme una tregua a mi misma y volver a ser lo que era, pero, ¿qué era antes de ser eso que soy? No era nada...

Si ya nada tiene sentido, si no me importa nada, ahora es cuando más te necesito, cuando necesito tus palabras, tu ayuda…pero tú no estas, te alejas, lentamente, vas huyendo de mi…

¿Por qué? ¿Qué te he hecho? Me gustaría al menos entender algo de esta situación… pero van pasando los días y no entiendo nada, cada vez entiendo menos… será que esto no era tanto como parecía, será que todos los que pasan por mi vida terminan marchándose por la puerta de atrás sin decirme nada a menos que lo diga yo primero…

¿Por qué la gente se marcha de mi lado?… porque no soy esa persona que todos creen que soy, porque cuando pasan dos días y les doy lo que querían se alejan…
Si todo va a seguir igual, prefiero seguir escondida bajo las sábanas, y que nadie me moleste…

Porque me estoy muriendo lenta y dolorosamente… y porque nadie hablará de mi cuando esté muerta…
Publicar un comentario