14 de noviembre de 2008

Quise y no pude ser hada...


"A veces el dolor se vuelve una parte tan grande de tu vida, que esperas que siempre este ahí, porque no eres capaz de recordar un momento en tu vida en el que no haya estado..."


Tras varios días de ausencia de estos mundos del blog, hoy me he decidido a volver a escribir...lo necesitaba, tenía que explicar lo que siento de nuevo, con la normalidad con la que siempre lo he hecho...


Me daba miedo escribir, no sabía lo que podría salir de mis dedos, de mi mente, de mi corazón... Y me fui porque necesitaba un respiro, me estaba ahogando...


He vuelto a salir a la calle, a disfrutar de la compañía de gente que he tenido un poco olvidada...quizá porque necesitaba aclarar mis ideas, entender el porqué de mis actos, tratar de corregir mis errores...


Pero el dolor persiste, la tristeza me sigue allá donde voy y ahora ni siquiera puedo ocultarla como hacía antes, ahora aflora a cada paso que doy y poco a poco me destruye y consigue derrumbarme...


Sé que muchos no comprenden el porqué de mi estado de ánimo, tal vez ni siquiera yo lo comprenda, sólo sé que estoy así, que no puedo dejar de estar así...


Siempre he sido una persona taciturna, solitaria, triste... no me gusta salir con gente, si salgo prefiero salir sola, tener mi espacio para pensar...siempre he sido una persona independiente...


Ahora necesito un abrazo con urgencia, una palabra que me haga temblar, un motivo por el que seguir... él es mi motivo, siempre lo fue, siempre lo será... pero no quiere formar parte de mi vida, y cuando se fue me la arrebató...


Me escondo entre finales felices de cuentos de hadas y princesas, esas que yo nunca seré...


Publicar un comentario