1 de diciembre de 2008

Naciste para volar...feliz cumpleaños!




Abandono mis típicos escritos de amargura, tristeza, melancolía...para dedicar este pequeño trocito de mi corazón a alguien que merece esto y mucho más...
Ella es Mari, nació un uno de diciembre, a la una, para cambiar la vida de mucha gente, entre las cuales tengo el placer de encontrarme yo... ella es una persona única, irrepetible... es una persona que habla de sentimientos, que habla con el corazón, que es todo corazón...
Da su vida por los demás sin importarle lo que pueda pasar después... te ayuda aunque esté tan triste como tú o incluso más... Como ya le he dicho a ella en otras ocasiones, es un ángel sin alas, una persona que llegó por casualidad a mi vida, eso sí, para quedarse...
Es una chica que teme la felicidad y abrir sus alas, aunque todo el mundo sabe que nació para volar...
No puedo más que darle las gracias, hoy y todos los días de mi vida, porque es la mejor persona que he conocido, porque es lo más bonito que tengo alrededor ahora mismo, porque es mi amiga, mi mejor amiga... y porque invertí toda mi suerte en conocerla, y nunca en la vida hice una inversión mejor... Ya sabes Mari, que siempre que mires a tu alrededor y te sientas sola, triste, apagada, piensa que en un pequeño pueblo de Valencia hay una persona que estará ahí para lo que necesites y para lo que no, una persona que te quiere mucho...
Sé que yo nunca le podré dar aquello que ella desea en su interior, pero al menos puedo hacerla sonreír con un final feliz que es lo mejor que puedo regalarle ahora mismo...
Así que Mari, no dejes nunca de soñar, porque algún día no muy lejano, ese sueño será real... Feliz cumpleaños Mari! Espero poder estar a tu lado muchísimos cumpleaños más...




Rehenes de la eternidad...

Él hablaba con una amiga acerca del amor, nunca había experimentado un sentimiento como ese que ahora estaba sintiendo, se estaba enamorando de ella, de su voz, de sus palabras, de su manera de quererle, la admiraba…la amaba en silencio…


Trató de no sentir nada, pero era imposible no quererla… ella le aportaba esa serenidad, ese amor… hablaba de sentimientos, pero lo hacía de una forma tan sutil que sin quererlo, se terminó enamorando de aquella desconocida que le hablaba de sentimientos y le profesaba un amor secreto en cada línea que le escribía…



Sin apenas darse cuenta, se fue fraguando una historia de amor escondida bajo el reflejo de lo que parecía una hermosa amistad… a fin de cuentas, todo empezó como eso, una amistad preciosa…


Él se refugiaba en cada palabra, cada coma, cada párrafo que ella le escribía, sólo ahí se sentía vivo, se sentía amado, valorado como nunca antes se había sentido… ella le mostró un mundo por el que poder escapar de todo aquello que le cortaba las alas…



La conocía desde siempre, en sus sueños, ahora lo comprendía, su mundo con ella comenzó mucho antes del primer mensaje, de la primera llamada… su mundo comenzó en sus sueños, en los de ambos… se esperaban desde antes de nacer, estaban predestinados y su historia de amor sería la más hermosa, tanto en sueños como en la vida real…


Él tenía miedo, nunca había sentido así, y no comprendía muy bien cómo había sucedido todo… La soñaba todas las noches, la pensaba a todas horas, la necesitaba a su lado, pero tenía miedo, y ese miedo le impedía hacer lo que su corazón le dictaba… por eso trató de alejarse un poco, deseaba saber de ella y la echaba de menos si no le mandaba uno de sus mensajes haciéndole reír… pero nunca se lo dijo, el miedo era superior…


Un día se decidió, y pronunció esa palabra que se había estado negando tanto tiempo, pero no le importaba, no quería perderla, la necesitaba como se necesita del aire para continuar viviendo…entonces se lo dijo, “te quiero”…



Ella no podía creerse lo que estaba leyendo, “¿que me quiere?, me ha dicho que me quiere!! ¿Será verdad?¿Lo dirá por decir? ¿Lo dirá por amistad?” miles de dudas poblaban su mente…


Pasó el tiempo, hasta que un día el amor rebosó en su cuerpo, y él se decidió a ir a buscarla, no le importaba lo que se iba a encontrar, lo único que le importaba era poder gritarle con la mirada lo mucho que la quería…No le dijo nada, quería que fuese una sorpresa, así que se subió en un avión con destino a su corazón, ansioso por hacer realidad ese sueño constante que desde hacía algunos meses persistía en su mente…



Ella necesitaba verle, necesitaba hablarle de todo lo que sentía, necesitaba mirarle a los ojos y observar en ellos que el sentimiento era mutuo… Decidida se montó en el avión, algo nerviosa, el miedo recorría cada milímetro de su cuerpo, pero en ese momento podía más el amor que el miedo…


Qué sabio es el destino que los juntó por casualidad…mismo sitio…misma hora…mismo avión…mismas ganas de abrazarse…



Sus cuerpos se fundieron en un interminable abrazo que los hizo transportarse a una realidad paralela, a una realidad soñada, a un mundo perfecto que a partir de ese instante pasaría a ser su mundo…



Él necesitaba estar a su lado… durmiendo con ella, soñando con ella, viviendo con ella, queriéndola…



Ella creyó estar soñando, vivía un sueño precioso del que no queria despertar, y no lo haria, porque no estaba dormida…


Ella lo quiere, lo desea...y de su sonrisa nacieron todos sus sueños...


Se miraron un segundo, se querían como nunca antes habían querido, su amor era diferente, era único, era suyo, únicamente suyo, de los dos…



Ahora duermen abrazados y se despiertan escuchando el eco de sus susurros, besándose sin descanso en cada rincón sin luz…Ahora cuando ella cierra los ojos, los abre en los suyos... Se miran, y al final, siempre la besa...


Ahora ya tiene todo lo necesario para potenciar una vida feliz, lo tiene a él...


Aún hoy pueden recordar ese mágico instante en el que sus miradas se cruzaron en el avión, sus ojos se iluminaron, y a partir de ese momento, no han podido separarse…

Aún hoy recuerdan aquella noche en el cielo en la que empezó todo, esa noche que fue el comienzo de su vida común…

Su amor no morirá nunca, porque es un amor puro, un amor sincero, su amor…

Publicar un comentario