15 de diciembre de 2008

Oscuros pensamientos...



Las nubes pasean libremente por el cielo, como libres pasean mis pensamientos en esta tarde oscurecida por el frío...

Mi conciencia es removida por los gritos aulladores de tu ausencia, estos gritos trastocan mi tranquilidad...

Bajo mi piel blanquecina disputa mi corazón con la tristeza y la alegría... escuchando canciones tan tristes que hasta las paredes de la habitación parecen llorar...

Pensamientos oscuros vagan sin rumbo alguno por mi mente apesadumbrada… una sonrisa se dibuja en mi rostro pero no tarda en desaparecer…

La música continua haciendo vibrar mi corazón, continúa haciéndolo latir con fuerza, como palpita el corazón de esos enamorados que buscan entrelazar sus brazos mientras se miran fijamente a los ojos en un banco apartado del parque…

Las nubes se tornan más oscuras, toman formas desconocidas y el día comienza a apagarse…

Recuesto mi cuerpo en el respaldo de la luna, vislumbrando mi vida en un pequeño río por el que apenas circula el agua…

Trato de robar un trocito de ese rocío que empaña los cristales de esa vieja ventana por la que un día huimos para ser eternos…

Dibujo un pequeño corazón roto en uno de los cristales empañados, como duele amarte cada día, pienso en voz alta, esperando en mi interior que algún día escuches todo aquello que no te digo… para estar por un instante, un breve instante, en tus oídos…

A veces te imagino, partiendo conmigo a ese lugar al que un día soñamos ir… y sin apenas darme cuenta sonrío de nuevo… siempre fuiste el motivo por el que sonreía, y ahora, aunque lejos, continúas siéndolo…

Continuo siendo fiel al dolor que me causó perderte… peino mi tristeza y alimento la desesperanza…

Mi esperanza continúa vagando por los ruidos que surgen en los silencios incómodos… se ha perdido en este mar de dudas que inunda día a día mi alma adormecida…

Siento como mi corazón de papel se humedece con las lágrimas que brotan de mis ojos tristes… se convierte en un aventurero audaz que trata de sobrevivir en un pantanoso cuerpo repleto de reproches y tristezas que poco a poco lo ahogan... Quisiera saber en que arenal quedaron varadas mis alegrías… pobre corazón de papel… buscando el rumbo adecuado a una vida que ya carece de sentido…
Publicar un comentario