4 de diciembre de 2008

Polvo de estrellas



Ahora escribo en un papel lo que he soñado, para creer que tal vez un día se hará realidad, para tratar de recordar aquella efimera sonrisa que se dibujó un día en mi rostro y que apenas recuerdo...

Soy esa cosa que se volatiliza, que carece de materia para continuar respirando, que pierde las fuerzas a cada paso que da... te necesito, no puedo respirar...
Todo aquello que un día me ilusionó, ha desaparecido como por arte de magia, y no consigo recuperarlo...

Quiero marcharme, necesito marcharme, huir de todo lo que me está sucediendo, marcharme...

Pero creo que no existe el lugar adonde voy, quizá no tenga que irme a ningún lado, quizá mi sino, mi destino, sea quedarme aquí siempre, lejos de las sonrisas, de la alegría, de eso que algunos llaman "felicidad"...

Alguien me dijo una vez que yo sería grande, que llegaría lejos, que valía para mucho... Pues siento desilusionarte, pero tengo 18 años, y no tengo ningún tipo de ilusión ni de ganas por seguir adelante con mi "vida" porque nada tiene sentido, nada... estoy repitiendo un curso infernal que puede conmigo, me despierto llorando por saber que me espera un día más en este mundo, y no sé si algún día podré dejar de ver así las cosas, creo que no...

Sola en la penumbra de la noche, recubro mi cuerpo con una fina manta a cuadros y cierro los ojos hasta transportarme a ese lugar que tantas veces he soñado...

Y es que hace ya mucho tiempo que empecé a morir por ti, y tú eres la única persona que podría devolverme la vida, lástima que eso nunca suceda... estoy perdida...

Me convierto en polvo de estrellas, alcanzo la eternidad en ese sueño dulce que me atrapa noche tras noche, vuelo por el universo sintiéndome libre, de repente caigo, vuelvo a la realidad, todo ha sido un sueño, todo ha terminado para mi, todo...
Publicar un comentario