10 de enero de 2009

Acompañada por el frío...



Hay un dicho que dice que te pasas la vida esperando que pase algo y al final lo que pasa es la vida... eso es exactamente lo que quiero que suceda.... quiero ver mi vida pasar ante mis ojos rápidamente mientras yo la observo desde un rincón oscuro...

Recuerdo cuando tenía frío en la cama y me calentaste dulcemente con tus pies, sonriendo y rodeando mi cuerpo con tus brazos...

Recuerdo la alegría, la felicidad de hace unos cuántos días...y me miro ahora, triste, apagada, nostálgica... volviendo a esa vida rutinaria que nunca quise vivir, esos lugares a donde nunca quise ir, esas personas a las que nunca quise ver... en cambio tengo que lidiar con ellos, fingiendo que me gusta estar donde estoy y aguantando charlas, problemas de otros, cuando realmente ni siquiera soy capaz de solucionar mis problemas...¿cómo solucionar los de los demás?

Recuerdo tu mirada impasible, clavandose en la mia una tarde fría cerca de las vías...y como desee que el tiempo se parara en ese instante, pero el tiempo pasa...y pesa...

Recuerdo mi sonrisa, que en estos momentos parece un reflejo de mis pensamientos, no sé si todo aquello fue real o fue sólo un reflejo de lo que quise que sucediera, un simple sueño irreal que nunca llegó ni llegará a cumplirse...

No consigo distinguir el sueño de la vigilia...es todo tan extraño... lo único que sé es que siento un dolor intenso que lentamente me mata y ahoga sin darme cuenta...

Llorar... es el único consuelo que me queda, llorar y ver como mis sueños se cumplen en otras personas...ver como todo lo que hago fracasa estrepitosamente...

Recuerdo... recuerdo el dolor intangible que sentí aquel día, cuando te fuiste, pero recuerdo también que mi sonrisa no se marchitaba... ahora se pudre en el rincón de mis recuerdos, en un rincón oscuro del corazón...

Mi corazón está muerto, apagado, triste, hundido, arrugado en mi interior...

Cierro mis ojos en la soledad de la noche, acompañada por el frío...
Publicar un comentario