30 de enero de 2009

Ansias de ti...



Profundos ruidos penetrantes recorren mi cuerpo, como la sangre circula lentamente por mis venas provocándome un breve pero intenso desasosiego…

La vil noche que recubre el mundo somnoliento me descubre soñándote despierta, amándote sin miedos en mis pensamientos…

El manto que acaricia suavemente mi enfriado cuerpo parece sosegar esta agonía que provoca no ver esos luceros negros que antes miraban atónitos todo mi ser…

Recorro con mi tacto tembloroso cada recoveco de tu sudorosa anatomía…provocando en tus entrañas la misma sensación que ahora divaga por mi cuerpo silueteado por tus manos…

Tus cristalinos ojos pasean dulcemente por mis cumbres al compás de los latidos de mi corazón…

Entrelazamos nuestras vidas un pequeño instante, sin que entre nosotros haya algo más que la piel…

Arropada por tu aroma impregnando cada centímetro de mi cuerpo, apoyada en la ausencia que ahora lleva tu nombre…

Observo silenciosa como duermes enrolado a mi colchón, tan plácidamente yaces a mi lado, sintiéndote protegido…

Tu sereno rostro esboza una tímida sonrisa… acaricio muy suavemente tu rostro aterciopelado, un escalofrío me recorre y en mi mente vuelan poesías escritas con los besos que nunca me darás…

Despiertas aturdido, mientras me observas dubitativo… frotas tus ojos con un dulzor que me estremece, entonces vuelves a recorrerme palmo a palmo, sin temores ni miedos…

Nos recubre un ligero rocío que nos advierte del final, la mañana fría brota en ese otro mundo de fuera, pensamos que no llegaría a esta habitación, pero lo ha hecho, dejando desnudos todos los sentimientos creados en unas horas ilimitadas, en una noche inolvidable…

Mis ojos se entreabren buscándote en el vacío colchón… como si de un sueño se tratase, tu cuerpo se desvanece entre mis pensamientos…

Este amor profundo que inunda mi ser cuando despierto comienza a parecerse a la locura, una locura mortal, provocada por este amor loco, este amor prohibido…

Tus recuerdos me inundan, los reales me golpean fuertemente, los sueños me acarician lentamente adormeciendo y calmando mi cuerpo ansioso por ti...
Publicar un comentario