22 de enero de 2009

Borrando recuerdos...



"No dejes que tu fuego se extinga, chispa a chispa irreemplazables en los pantanos desahuciados de lo incompleto, del todavía no, de lo absolutamente no. No dejes que perezca el héroe que hay en tu alma, en una frustración solitaria por la vida que merecías pero nunca has podido alcanzar"

La desidia, el dolor, la rabia, mezclados con la tristeza recorren cada uno de mis días, impidiéndome hacer aquello que deseo...

¿Por qué lloras? ¿Qué es lo que te pasa? me pregunto día y noche, hora tras hora... no encuentro respuesta, el silencio es todo cuanto se oye a mi alrededor...

Rompo el espejo en el que mi distorsionado reflejo persiste triste, sin ilusión, quizá rompiendo ese reflejo todo cambie y las cosas vayan mejor... me equivoqué, una vez más...lo único que he conseguido rompiendo ese espejo ha sido un dolor intenso por no poder cambiar lo que siempre quise cambiar, por no poder ser lo que siempre quise ser...

Esas alas de ángel que decían que tenía se cayeron ante mis ojos...no soy ángel, nunca lo fui...

Sueños que parecen pesadillas, pesadillas que parecen sueños pero en realidad no lo son... imágenes desagradables, pensamientos oscuros... soledad compartida con el ruido de fuera, con el silencio más amargo...

"Brindemos por el amor y sus fracasos, quizá podamos escoger nuestra derrota..." canciones, música, letras que dicen mucho más de lo que parecen decir, canciones que me transmiten todo lo que sentía aquel que las compuso un día...parece que fuesen escritas para mi...

Mientras espero que el tiempo pase entre estas paredes de mi cuarto, copio y releo todo cuanto he escrito a lo largo de mi vida...

El tiempo se detiene en el instante en el que el sueño se apodera de mi cuerpo y todo parece transformarse, el cielo se recubre de un color ennegrecido y azulado, las estrellas parecen sonreir al mundo que se apaga muy lentamente, entonces, sólo entonces, mi vida se torna digna de ser vivida, digna de ser mirada...

La oscura noche que me cubre me hace transportarme a ese mundo tibio, casi irreal en el que todo cuanto deseo se cumple, lástima que solo sean sueños...

La luz del alba se cuela en esta azotea con paredes amarillentas y frías, llega el amanecer, se deshace una nube, la realidad vuelve a tomar presencia en esta vieja azotea... quemo todo cuanto escribí un día en un libro amarillento,borrando recuerdos, no los quiero, no quiero nada...

"Un hombre de palabras y no de hechos es como un jardín lleno de malas hierbas. Y cuando las malas hierbas empiezan a crecer, es como un jardín lleno de nieve. Y cuando la nieve empieza a derretirse, es como un pájaro sobre el muro. Y cuando el pájaro se aleja volando, es como un águila en el cielo. Y cuando el cielo empieza a rugir, es como un león en la puerta. Y cuando la puerta empieza a romperse, es como un palo que atraviesa tu espalda. Y cuando tu espalda empieza a picar, es como una navaja en tu corazón. Y cuando tu corazón empieza a sangrar, estás muerto, y muerto..."
Publicar un comentario