12 de enero de 2009

¿Morir o resucitar?



Cortar…cortar suavemente mis muñecas…sentir lentamente como la sangre recorre mi antebrazo… y ver como el recorrido de mi sangre me produce un breve pero intenso escalofrío…

Cortar…cortar mi vida, cortar por lo sano, terminar con todo…total, ¿a quién le importaría que mi vida se volatilizara en un instante? ¿A quién le importaría que me marchase un día y no volviese? En dos días, nadie sabrá siquiera que un día fui feliz….nadie sabrá que un día quise vivir, como ahora quiero morir…

Cortar…huir de mí misma…dejar de ser lo que soy, dejar de ser, dejar de estar… nadie lo notaría, nadie…

Estoy distante, esquiva, triste, malhumorada, muerta…sí, estoy muerta, el dolor me mata lentamente, ya no queda nada en mi que merezca la pena…

Trato de que la vida me conceda una tregua, me dé algo por lo que merezca la pena levantarme cada día, algo por lo que seguir… pero la vida sólo me da la espalda, me cierra puertas, me da codazos…

Sentimientos oscuros pasean y divagan por mi mente adormecida… Tú te alejas, yo voy muriendo lentamente…

Sabes que dejar de sentirme nada siendo tu todo es todo cuanto deseo, todo cuanto necesito para tener esa tregua que necesito…

Sabes que a mi no me vas a engañar… la soledad es traicionera, sí, pero a mi me ha enseñado a conocer muy bien a las personas, me ha enseñado a observar desde la oscuridad y así descubrir todos y cada uno de los puntos débiles de esas personas corrientes que abundan por ahí…

Esto son palabras, sentimientos, dolores ocultos que salen a la luz… cortar mi vida sería una buena salida, aunque soy demasiado cobarde para hacerlo… creo, creo que no quiero morir hoy…mejor dejarlo para mañana… quizá mañana sea un día mejor para morir, o para resucitar…
Publicar un comentario