8 de marzo de 2009

El tiempo se agota...



"Éramos distintos imposibles, de un futuro menos claro, entender bien lo que dices me hace sentirme tan raro, empieza todo a hacerse triste, a quedar del otro lado, tú tambien lo prometiste, fuimos dos equivocados..."

Tú mismo lo dijiste… ¿Qué más da lo que contemos? No vamos a decir la verdad…

Penetrantes ruidos martillean mi mente… Escucho unas voces en mi cabeza que resuenan de manera constante haciéndome sentir incómoda…Trato de dejar la mente en blanco, de olvidarlo todo por un momento y desaparecer…

Reflejos de luces que no veo forman sombras misteriosas en mi mente cansada… no puedo dormir, los ruidos y las voces no cesan, entonces el desánimo pasa a formar parte de mi y provoca un llanto amargo que brota de mis ojos en cuestión de segundos…

Tu ausencia me mata lentamente… el insomnio continúa acompañando mis noches sombrías…

El tren duerme entre las vías de aquella vieja estación… un largo viaje me espera, después de ver pasar mi vida en todos los trenes que volaban cerca de mi en las vías, al fin me decidí a subir a uno, transportándome a través de sus paisajes a nuevos aires, nuevos mundos que me esperan más allá de este pueblo cansado…

Ahora mi deseo de desaparecer parece hacerse real, mi corazón late cada vez más despacio, dejando entre latido y latido un instante para respirar por última vez…

La cuerda que rodea mi cuello se tensa rápidamente dificultando mi respiración, el tiempo se agota, se ha agotado…
Publicar un comentario