19 de marzo de 2009

Recorriendo mil paisajes...



"Cada tarde te veía, siempre en la misma estación. Tú sin saber que existía, yo esperando el cercanías destino a tu corazón, para subirme algún día...Por el andén te buscaba, y tú mirabas atrás...Y es que el destino es amargo, al menos para mí.
No quiso presentarnos aquella tarde..."


Viajando hacia ciudades que me devolverán la sonrisa, enmudeciendo mi rostro lentamente, apagando el llanto, recobrando esa vida que creí perdida...

Quizá fue su mirada de niño indefenso clavándose en la mía...

Quizá fue su cara traviesa apoyada en mi hombro...

Quizá fue aquel beso furtivo que surgió en un breve instante...

No sabría decir qué fue exactamente lo que me atrajo de él, pero sin apenas darme cuenta, me vi refugiándome en los brazos de un desconocido en un viejo autobús destino a ninguna parte...
No le pregunté siquiera su nombre, tampoco él sabrá nunca el mío, pero las horas compartidas en nuestro viaje resultan difíciles de olvidar...

Aún me cuesta creer lo sucedió, dudando todavía en si fue o no real... Volví la mirada para verte pero ya no estabas aquí, tu viaje había terminado, mientras el mío sólo comenzaba... Amargo destino que el que nos unió y separó un día soleado de marzo...

Y ahí te dejé, a ti y a Madrid, volviendo a mi angustiosa vida, tratando de recordar todo lo vivido....Hacía tiempo que no me sentía tan feliz... recorriendo tus calles...

Mientras, mis pies resentidos ya no encuentran sentido al andar...
Publicar un comentario