26 de mayo de 2009

Exactamente lo que siento...




Ya ves, a veces me canso de mí y de no tener valor para buscarte y cometer todo delito que este amor exija. "Quieto ahí, tus labios o la vida"…”

El despertar por la mañana y ver tu semblante sonriente a mi lado provoca un escalofrío que entremezcla nostalgia y alegría, frío y calor…

Eres un bálsamo para mis miedos, la cura de todo mal, consigues sacar ese algo de mí que me encanta, consigues que sea esa persona que orgulloso describes…

Hoy no escribiré yo, hoy escribe alguien por mi… hoy escribes tú, hoy escribe mi corazón, ese que late por ti, desde hace demasiado tiempo…

Pasar horas y horas tumbados en el sofá de una guardilla, hablando de muchas cosas, mirándonos fijamente y sonriendo sin saber por qué… contigo a mi lado, la tristeza por un instante se me olvida…

A lo lejos, el resto del mundo, las gentes parloteando, ajenos a todo cuanto nuestros corazones sienten, ajenos a lo que puedes llegar a significar para mi…

Pasaste de ser alguien de mi familia a ser mi amigo, mi confidente, esa persona que guarda mis secretos, con la única con la que soy capaz de hablar sin tapujos de todo cuanto me acontece… pasaste a ser vital…

Ahora vuelvo a sentirte lejos, pero a la vez te siento a mi lado…

Aún recuerdo esa forma de abrazarme cuando tuve frío, tu cara somnolienta al despertar, tu manera de decírmelo todo sin palabras…

El anochecer amenaza en mi ventana, mientras tú estás lejos de mi lado, y yo sigo aquí, sintiéndome más sola que nunca, recordando lo vivido, alimentándome de esos recuerdos que me ayudan a levantarme día a día…

Resignándome a saber que esto siempre será así… sabiendo que yo, nunca valdré nada…

Pero aún así, tu sonrisa, es un buen motivo para ser alguien mejor
Publicar un comentario