15 de mayo de 2009

Hoy...



“Cuando finalmente cambiamos, no creo que sea como un terremoto o una explosión, no creo que de repente seamos otra persona. Creo que es más sutil. Algo que la mayoría de la gente no nota, al menos que se fije muchísimo. Lo cual, gracias a Dios, nunca hacen."

Por meterme en tu cuarto a deshora… ahora no soy capaz de borrar aquella imagen tan dulce y tierna de ti…

Algún día te regalaré ese bote de estrellas que llené con mis lágrimas... dulce veneno el que utilizaste una vez para terminar tan fugazmente con mi sonrisa…
Hoy no puedo con mi vida, hoy es de esos días que piensas, "mañana será otro día", eso quiero, que sea otro día, totalmente distinto al que hoy viví, porque no puedo comprender el porqué de tus actos...

Dejadme que muera en el tormentoso averno, apagando lentamente mis órganos y pereciendo silenciosa como el cigarro que sumiso se consume en tus labios...
Publicar un comentario