11 de mayo de 2009

Pensamientos...



"Cruzó el pasado en el camino y lo miraba y no podía llorar. Entre el crepúsculo y el alba, no hizo otra cosa que dejarse llevar.

Y refulgiendo cual luciérnagas, caminando sin prisa sobre el tiempo, huyen de un mundo material, son espíritus barridos por el viento.

Y ahora van hacia su abstracción, dales sólo paz y una sonrisa, cielo abierto y aire para respirar.

Caen las estrellas de su manto, verdean los campos a un resquicio de luz, la pradera ahora es su casa donde la espiga brota entre la flor.

Si les miente la vida se hacen parapetos con poemas.

Un día color de melocotón, cuando todos seamos libres, cuando las piedras se puedan comer y ya nadie sea más que nadie, canta por mí, si no estoy yo aquí.

Viene el día en que seremos puros como un cielo de verano sobre el mar. Cantaré por tí, si no estás tú aquí..."


Observando el leve movimiento de las nubes, transportándome a través de ellas a otras ciudades, otras calles…

El verdor de los campos, el aroma mezclado con jazmín provoca recuerdos de antaño en mi mente…

Curioseando en libros viejos viajo a la fantasía que de sus páginas emana…

Invisiblemente visible, mi alma abarca ese sueño repleto de mundos azulados y humeantes…

Abrumada mi conciencia, serena mi paciencia, alborotado mi cabello que reposa en el asiento de un vagón de tren…

Viviendo atrapada entre penumbra y oscuridad… Esperando impaciente esa señal que muestre el final del trayecto, el final del viaje, el final…

Correteando por mares de hormigón y cemento mi mente vuelva al son del ruido que provoca el rumor de las alas de pájaros negros que auguran lo peor y que sobrevuelan cuanto me rodea…

Infinidad de estaciones fantasma pueblan este viaje a ninguna parte… Sálvame… el borde del precipicio está cada vez más cerca, no me dejes caer…

El rugido del tren sosiega mi cuerpo, serenando mis sentidos… La tristeza desaparece por instantes, ya no siento nada, Mi corazón ya ha dejado de latir, y ahora comienza mi vida, la que nace en el mismo instante que mi muerte…
Publicar un comentario