16 de julio de 2009

He aprendido a no soñar...




Lo malo de soñar, es que los sueños también se desvanecen... hoy he podido vivir cómo mis sueños han caído en picado, dejándome indefensa, con los ojos llenos de lágrimas me pregunto por qué nada consigue ir bien, no ceso en mis intenciones de cambiar, de dejar de llorar a escondidas, de sonreír a la vida, de vivir... pero por más que lo intento, algo siempre se tuerce y me destroza...

Y hoy, ahora sí que he decidido dejar de soñar de una vez por todas, dejar de confiar en mí, de creer que puedo hacer algo que merezca la pena... hoy la vida me ha dejado claro que no haré nunca nada bien...
Publicar un comentario