27 de agosto de 2009

Hoy mandé el mundo a la mierda...


Escuchando en silencio el murmullo del viento en mi ventana creo que siento tu presencia muy cerca...
Entonces pongo ese disco de Manolo García que tanto me gusta, escucho atentamente cada sílaba, memorizo y canturreo las letras de sus canciones... "no puedo obligarte a que me quieras, sabe dios que no puedo dejar de quererte...la espina del dolor rasga mi pecho, sé que no te alejará la niebla de los días... No hay un sólo motivo por el que quiera olvidarte...seré sin molestarte, sin que sepas de mi... " escuchándolo lloro desconsolada, buscando un porqué a todo, buscando la manera de no odiarme, de empezar a entenderme...

Quizás tú ni siquiera lo sepas, quizás ni siquiera te importe, quizás no entiendas que realmente algún día me importaste, quizás el problema es que aún me importas...


Me gustaría hablar contigo, pero estoy cansada de dar siempre el primer paso, cansada de que no te importe una mierda nada, solo un "algo" o "alguien" que quizás nunca haya existido realmente... Quisiera saber qué hice mal, comprender de una vez por todas lo que está pasando...
En fin, aqui, callada, escuchando a Manolo García, el tiempo parece adelantarse y pasar más rápido, quizás pronto, muy pronto, se termine esta mierda de vida que llevo, estoy cansada, muy cansada... Hoy, mandé el mundo a la mierda, y a la vida...
Publicar un comentario