11 de septiembre de 2012

A veces hay momentos en que debemos hacer una catársis personal. Comenzar a valorar el por qué de nuestros actos, el sentido exacto de cada gesto, de cada palabra, de cada hecho... Hoy es el día clave, el día en que recibes noticias de personas que comparten un problema como el tuyo, personas que ya han vuelto a la realidad, que están bien, que han salido de ésta. Y tú estás ahí, detenida, sentada frente a la pantalla de tu vida, viendo como pasa un día, y otro, y otro más, y no sabes qué hacer, como frenar este ritmo cardiaco que te excita, te conmueve, te envuelve... Hay un instante que marca el resto de todo lo demás, hay un ínfimo pensamiento de resurgir, de volver a empezar, de regalarte todo otra vez, de vivir. Entonces es cuando comprendes que debes gritar, debes salir de esta situación. Algún día lo haré. Lo sé. Pero hoy, hoy no es ese día.
Publicar un comentario