9 de mayo de 2014

Ellos

Una fotografía desenfocada. En la imagen puede apreciarse una luz de un naranja intenso. Tan intenso que te atraviesa las pupilas. Podría ser una llama encendida que no terminó de situarse en el centro del cuadro. El fondo es negro y el contraste hace que resalte todavía más el color. La persona que retrató este momento parece querer gritar demasiadas veces. Ese tipo de gritos que no se escuchan a menudo. Los que nadie quiere oír. Tal vez por eso decidió inmortalizarlo de esa forma. En ocasiones el mundo no está suficientemente preparado para la gente como ellos. Que piensan distinto. Que viven a su manera y establecen sus propias normas. Por eso les tildan de locos. Los catalogan y los estereotipan. Marginándolos y rechazándolos como si de mala hierba se tratase. Pero la realidad es que no los comprenden. Porque nunca se han esforzado en escuchar lo que quieren decir. Jamás se han sentado un minuto a su lado ni les han mirado a los ojos. Simplemente esquivan su presencia y le regalan su desprecio. Evitan mezclarse con ellos. Y ellos solamente son gentes triviales. Que se han construido a sí mismas. Luchadores sin descanso en batallas interminables. Que de un trozo de papel hacen marionetas con las que juegan sus hijos. Que regalan sonrisas a los niños y siempre tienen una moneda para el músico del metro. Que abrazan con contacto, sin miedo, y transmiten una energía que llena de vitalidad, aunque estén resentidos de cabalgar sin rumbo. Que caminan mirando al suelo para no perder sus pasos. Que no dejan de forjar pensamientos minuto a minuto. Que callan demasiado y escuchan siempre a todo aquel que lo necesite. Que siempre preguntan cómo te va aunque nadie les pregunte a ellos. Que son amables y educados aunque solo reciban hostilidad. Que se atreven a vivir en un mundo corriente cuando han nacido para ser algo completamente diferente. Tratados como locos, cuando son genios. Ellos son la maravilla que mantiene los planetas en órbita, las estrellas separadas. Ellos son los que logran que llamemos arte al arte y filosofía a la filosofía. Ellos son los que hacen que la tierra siga girando alrededor del sol.
Publicar un comentario